viernes, 23 de enero de 2015

Viernes Viviendo: Yayoi Kusama en la Tamayo - El Destino ataca


Yayoi Kusama, "la princesa de los lunares" nació el 22 de Marzo de 1929 en Matsumoto Japón. Desde pequeña padece de problemas mentales, enfatizados en las alucinaciones, que ha usado como inspiración para crear sus múltiples obras, al mismo tiempo que el arte que crea le da una salida de sus problemas mentales. Durante toda su vida ha trabajo con múltiples medios tales cómo: Collage, fotos, pinturas, happenings o performance, esculturas e instalaciones. La mayoría de sus trabajos exhiben su interés por la psicodelia, la repetición y los patrones. Es una de las precursoras de los movimientos del Arte Pop, el minimalismo y el arte feminista. Estudió Nihonga (Pinturas de estilo japonés) pero, después de un tiempo, se sintió frustrada por el estilo de arte japonés por lo cual decidió trasladarse e instalarse en Nueva York en 1957, donde creó muchas obras siendo inspirada en el movimiento del expresionismo abstracto. En 1973 regresó a Japón convirtiéndose en marchante del arte pero su negocio fracasó. Se internó voluntariamente en un hospital psiquiátrico en 1977, actualmente vive ahí creando nuevas obras que son expuestas en distintas partes del mundo.



A pesar de que tiene muchas obras inspiradas en el minimalismo, se encuentran bastante detalladas rompiendo con las reglas de esta tendencia artística. Su serie de obras Infinite Net siguen este patrón minimalista con pequeños detalles en cada punto.


Sus obras igualmente intentan mostrar la forma en la que ella ve el mundo con sus padecimientos mentales, tanto las alucinaciones cómo la psicosis sexual que sufre.


Su exposición "Obsesión Infinita" fue expuesta en el Museo Tamayo, Distrito Federal, México. Tuve la oportunidad y la excelente suerte de poder asistir y fue toda una aventura que les quiero contar.



Quedé con dos de mis amigas de vernos en mi casa muy temprano pero, por azares del destino, salimos muy tarde de mi casa y el tráfico tampoco ayudó mucho. Así que llegamos al Museo a las 10:00 am y notamos al eterna fila que había ya para comprar los boletos, nos fuimos a formar para que, cinco minutos después, nos dijeran que ya no había boletos para ese día.

 


Nos deprimimos y estuvimos un rato ahí paseando pensando en que hacer cuando un chico nos dijo "tengo unos boletos si quieren entrar, los estoy vendiendo en $150". Debo aclarar que el boleto estaba en $21, era un completo robo pero estábamos desesperados por entrar. Le pedimos tiempo para pensarlo en lo que él "iba por los boletos". Fue cuando, de pronto, una pareja se acercó y nos dijo "Oigan, nos sobran unos boletos si los quieren, de los dejamos al precio que nos costaron, la verdad no nos parece que se los quieran vender en $150". Nuestros ángeles habían llegado, gracias a ellos pudimos entrar al museo.

Fue cuando, mis dos amigas y yo, comenzamos a pensar en que si no hubiéramos llegado a esa hora, si no nos hubiéramos retrasado, si no nos hubiéramos quedado por ahí vagando... en fin, si no hubiera sido por todas las cosas que nos retrasaron no hubiéramos podido entrar a esta hermosa exposición.

Por desgracia no nos dejaban tomar fotos de las obras, solo nos dejaron tomar fotos de 3 salas que están destinadas a enseñarte como Yayoi ve el mundo, es una forma de entrar en su mundo, desposeerte del yo y entrar en una alucinación.










También les dejo 3 videos de cada una de las salas.

video

video
video



Quiero agradecer a mi artística amiga Sofía Cortés por hablarme de la exposición. Si no fuera por su amor al arte jamás hubiera venido a esta exposición.










Nos leemos pronto

No hay comentarios.: